fbpx

Todos apestan, menos los vikingos

Creo que ya lo he comentado alguna vez, o por lo menos he pensado en comentarlo, que seguramente no tenga el mismo efecto, los vikingos son un pueblo que gozan de una excelente prensa, no solo en los países nórdicos, que es lógico, sino también en los países que solo se relacionaron con ellos desde el lado puntiagudo de las armas, no es ya que se pretende que sean los mejores navegantes (solo en cabotaje) o magníficos luchadores sino que se quiere entender que eran incluso modernos en cuestiones como el papel de las mujeres. Obviamente hay múltiples razones para ello: históricas, nacionalistas, políticas, etc. pero al margen de todo ello y de lo mucho que se pueda sobrevalorar a los vikingos, eso no evita que esa gente, sencillamente, mole.
A ver, barcos con la proa en forma de dragón, cascos con cuernos (en realidad no) luchadores con hachas y martillos, berserkers y una mitología con el fin del mundo más detallado nunca visto, es fácil construir una historia épica con estos mimbres, es fácil llevarlos a las pantallas en películas y videojuegos, la verdad, son personajes la mar de agradecidos, y eso se ha notado en la cultura popular, especialmente en las últimas décadas.
Y Makoto Yukimura se deja llevar por este ambiente dando vida a un excelente manga “Vinland saga”, una obra dura, por temática, ambientación, incluso el dibujo, refleja y refuerza esa sensación de dureza, de falta de piedad, de la época y de las gentes, la vida dura, breve y miserable de unos saqueadores en la Edad Media.
A pesar de que el ambiente general en la obra es duro, es llamativo el contraste entre el dibujo correspondiente al tiempo “actual” más serio, duro, oscuro, cruel… con el de las escenas de la infancia de Thorfinn mucho más ingenuo, claro e incluso, en ocasiones, buscando la comicidad, marcando de forma clara la diferencia en la percepción de Thorfinn niño que cree que el mundo es un lugar honorable y el adulto consumido por la ira y la venganza, entre la vida agrícola, dura pero mayormente pacífica, de los pueblos nórdicos y la sanguinaria crueldad desatada de la guerra, de los asaltos de los vikingos, los grupos de saqueadores que aterrorizaron las costas europeas.
Es, sin duda, un manga interesante, que se adentra en profundas reflexiones sobre el honor, el valor, la lealtad, la venganza, la guerra o la sociedad, sobre las diferencias entre el ser que ve el Thorfinn adulto, y que el niño no era capaz de procesar y el deber ser que define la vida del niño y en el que el adulto no consigue creer. Una obra excelente, tanto en lo narrativo como en lo visual, con unos combates breves, que insinúan más de lo que muestran pero que, al mismo tiempo logran transmitir velocidad, movimiento, equilibrio y fiereza.

Leave A Reply

info@estudiario.es Copyright ® 2019- Estudiario.es - Todos los derechos reservados.