fbpx

Problemas con el tiempo y una armadura con pinchos:

0

Las recomendaciones siempre son un riesgo, ya sean las de un amigo o un desconocido que escribe en una revista (o en un diario, ejem) aun cuando el recomendante tenga la mejor voluntad, los mayores conocimientos y un gusto exquisito siempre existe la posibilidad de que la obra que te recomiendan que en su opinión es una maravilla a ti no te guste, te desagrade o incluso peor, te deje completamente indiferente. A mí me ha ocurrido cuando me han recomendado libros y cuando he sido yo el que los recomendaba así que, aunque acepto, agradezco y sigo las recomendaciones (solo faltaba) suelo ponerme en guardia cuando alguien hace una recomendación demasiado entusiasta ya que nunca sé si intentan convencerme a mí o a sí mismos, la idea de que ese libro al que le has dedicado horas sea una porquería puede desazonar a cualquiera.
Así que cuando por varias vías me recomendaron “Hyperion” de Dan Simmons elogiándola como una de las mejores novelas de ciencia ficción sentí un gran interés y una cierta prevención, por suerte venció el interés ya que es sin duda una novela extraordinaria: interesante, original, con un worlbuilding complejo e inusitadamente profundo y muy entretenida. Una novela en el que el autor ha trenzado más hilos de los que puede parecer a simple vista con el añadido de que logra que lo que resulta evidente por sí mismo no es necesariamente cierto.
Desde el principio se produce un auténtico bombardeo de conceptos y referencias (exters, Alcaudón, Tumbas del Tiempo, FEM, deuda temporal, la Red, Tecnonúcleo, etc.) que no son explicados hasta más tarde, como parte de la narración, de manera que los primeros compases resultan un poco confusos, pero, poco a poco, vas haciendo acopio de las herramientas conceptuales necesarias para comprender el texto, y con ello el universo en el que la novela se desarrolla.
Buena parte de esa comprensión se produce a través de una de las peculiaridades del libro, en lugar de contar una historia lineal y explicar todos los pormenores a través de los diálogos, las descripciones, o un narrador omnisciente y cargante, Simmons nos presenta una historia principal, protagonizada por los siete peregrinos del Alcaudón que se interrumpe para que cada uno de ellos cuente los motivos por los que participa en esa extraña peregrinación, esas historias, cada una con su punto de vista, marco temporal, etc. son, probablemente, una de las mejores aportaciones de la novela, en tanto que permite acercarse a su universo complejo desde un punto de vista caleidoscópico.
En resumen, y a riesgo de que pueda resultar contraproducente, es una de las mejores novelas que he leído, no sólo dentro del género de la ciencia ficción, emocionante, bien construida, interesante, profunda e incluso, por momentos hilarante. Una auténtica obra maestra.

Share.

Leave A Reply