fbpx

La rebelión contra Simón

Ver un telediario, leer una nota de prensa, una noticia o estar al tanto de las “Fake News”, me ha hecho reflexionar. Vivimos en un país donde la mediocridad se vende muy barata y todos necesitan comprarla para tapar en muchos casos sus miserias y difamar a todo lo que esté a su alcance.
¿Qué tenemos al mando de la crisis sanitaria a un médico especialista en epidemias, que habla seis idiomas y ha recorrido medio mundo trabajando y como voluntario en países del tercer mundo? Pues lo que hacemos en nuestro país es criticarle, vapulearle, machacarle y utilizar el arma más antigua y maquiavélica que tenemos a mano, la culpabilidad, echar balones fuera y culpar tanto a Fernando Simón como los dirigentes del Gobierno de la gestión en esta pandemia, ¿por qué?, porque no sabemos estar callados, esperando a que todo pase, e intentando construir una barrera contra el virus y no intentando ganar votos a cambio de muertes. Es ruin, deplorable y denunciable.
Casados y Abascales contra Simones y “comunistas”, como llaman los primeros a nuestro actual gobierno de coalición.
El otro día Ana Oramas, que no es santo de mi devoción, tuvo un discurso al que no estamos tan acostumbrados en el congreso de los diputados, vino a decir que le daba vergüenza ajena los comportamientos de unos y de otros, en los medios de comunicación y ante la cámara. Es verdad que parece la rebelión de las masas o una pelea de gallos, pero, no es lo mismo, ni son lo mismo. Siempre es la derecha rancia de este país, quien gestiona una crisis a golpe de insulto y vejación, una derecha que no apoya ni mucho menos aporta, entorpece, y genera odio ante gran parte de los ciudadanos. Son ellos quien incendian las redes sociales, es la ultraderecha quien invita y convoca manifestaciones en pleno estado de alarma, y van más allá, se enorgullecen y lo comparan con la victoria de España en un mundial de fútbol.
Señor Espinosa de los Monteros, esto es una crisis, esto es un estado de alarma, una emergencia sanitaria mundial, esto no es un juego de Rol donde experimentar con personajes. Es la vida real. Mientras usted y su mujer nos ponen en peligro a todos, Simón, su equipo y el gobierno de España intentar tomar las medidas de actuación más seguras para ganar la batalla al virus. ¿Qué se han equivocado? Claro, esto es nuevo, para España, Francia, México o Reino Unido, es la vida real poniéndonos a prueba. Y tal vez, no estábamos preparados para esto, pero de lo que estoy segura, es que no tenemos una vacuna para combatir a gente como vosotros, que desprecian el género humano hasta la saciedad, que se les llena la boca con ESPAÑA, que os sentís más y mejores con vuestras mascarillas y su bandera, vuestras camisas de marca y vuestros apellidos compuestos. A veces un apellido no da una clase social mas ata, sólo te da dinero y posición que sirve para convencer a una legión de que sois mejores.
Me da mucha rabia que siempre se vea el lado malo de la política, de la gestión de los ministerios, de sacar los trapos sucios. Somos el hazmerreir para países vecinos, porque ellos afrontan esta situación uniéndose más, todos los partidos dejan de lado sus diferencias y luchan por el bien común, por la sociedad. En España, necesitamos una cura de humildad para unos pocos, que no son tantos como parecen, pero se hacen visibles y se crecen cuando se trata de derrotar a la izquierda, porque detestan que estén el poder, porque no son capaces de entender la democracia y muchos menos de ofrecer esa generosidad que tanto hace falta para afrontar lo que hemos y estamos viviendo todavía.

Así que más Simones, menos Casados y Abascales, y todo nos irá mejor.

2 comentarios

  1. Buen articulo, cuando se necesita unidad para combatir el virus algunos quieren sacar redito politico, que pena

Leave A Reply

info@estudiario.es Copyright ® 2019- Estudiario.es - Todos los derechos reservados.