fbpx

EstuCantabria: Comillas

Justos este fin de semana la Villa de Comillas debería estar celebrando sus verbenas multitudinarias y fuegos artificiales por las fiestas de El Cristo del Amparo. Es por ello que hoy queremos realizar nuestro paseo por ella.

Cabe destacar que el municipio destaca por ser cobijo de nobles y aristócratas, tanto que fue el primer municipio de España en tener luz eléctrica y fue lugar de reunión de Consejo de Ministros el 5 de septiembre de 1881.

Uno de los lugares más destacados de la localidad es su cementerio, ubicado sobre las ruinas de una iglesia del siglo XV, y en el que sobresale la escultura de “El Angel” de Llimona. Además en 1983 la facha del cementerio fue declarada BIC. Cuenta la tradición que, entrado el siglo XVI, el templo donde actualmente se sitúa el cementerio fue abandonado por la población tras un percance suscitado durante la misa mayor de un domingo entre varios vecinos y el administrador del duque del Infantado, por la cesión de unos asientos reservados a los feudatarios de estas tierras. Estos hechos eran la continuación del enfrentamiento y hastío del pueblo contra el Duque del Infantado. Hartos de sufrir la opresión y continuos desprecios de dicho duque, se rebelaron ya abiertamente contra el administrador, el Duque y el párroco. Todos a una los feligreses juraron no volver a pisar la iglesia y decidieron abandonarla, lo que derivó en un pleito entre el Duque y la Iglesia de un lado y el Pueblo de otro. La Iglesia, sintiéndose injuriada, mandó sancionar al pueblo de Comillas con la excomunión y entredicho, motivo por el que durante cerca de un año no pudiesen recibir los Santos Sacramentos, hasta que la intervención del regidor de la villa, bajo juramento, acordó con sus convecinos construir un nuevo templo en el que no existieran privilegios si se les levantaba la pena, a lo que la Iglesia accedió pidiendo para conseguir el perdón, que en señal de penitencia los hidalgos y pecheros del municipio fuesen a la iglesia un domingo en procesión vestidos solamente de jubones, desnudos de cintura para arriba pero con dogal y con coroza, mientras el pregonero declare sus delitos.​


En el centro del pueblo podemos destacar además de algunas casas ( la mayoría del siglo XIX-XX y de indianos), la plaza y la iglesia. La iglesia de San Cristóbal comenzó a construirse a mediados del siglo XVII (1640) tras la discusión surgida entre el pueblo y el administrador del duque del Infantado , su construcción finalizó a mediados del siglo XVIII, no siendo consagrada hasta el año 1831. Erigida en estilo barroco montañés, sigue el modelo de iglesias trasmeranas cómo las de Isla o Ajo.


Una de las tres joyas de la corona de Comillas es el palacio de Sobrellano, obra del arquitecto catalán Joan Martorell quién lo construyó por encargo del primer marqués de Comillas, Antonio López y López, acabando las obras en el año 1888. Este grandioso edificio de estilo neogótico es de planta rectangular y posee en el interior muebles de Antoni Gaudí y pinturas de Eduardo Llorens. En el exterior hay esculturas de Joan Roig.

Junto al palacio se encuentra la capilla-panteón de corte también gótico perpendicular inglés y centroeuropeo con mobiliario de Gaudí y esculturas modernistas de Joan Roig, Josep Llimona, Venancio Vallmitjana y Agapito Vallmitjana.

Como ya hemos comentado fue el primer edificio de España en utilizar la luz eléctrica, ya que el primer marqués la mandó instalar para una de las visitas de Alfonso XII.​

Al lado del palacio se encuentra la Villa Quijano, popularmente conocida como El Capricho, es un edificio modernista proyectado por Antoni Gaudí y construido entre 1883 y 1885 bajo la dirección de Cristóbal Cascante, ayudante del arquitecto, por encargo del indiano Máximo Díaz de Quijano. Es una de las pocas obras que Gaudí proyectó fuera de Cataluña.

Esta obra pertenece a la etapa orientalista de Gaudí (1883-1888), periodo en que el arquitecto realizó una serie de obras de marcado gusto oriental, inspiradas en el arte del Próximo y Lejano Oriente , así como en el arte islámico hispánico. ​

El edificio cayó en el abandono tras la Guerra Civil, estado en el que siguió pese a su declaración como Bien de Interés Cultural en 1969. En 1977 la última descendiente de los López-Díaz de Quijano, Pilar Güell Martos, vendió la propiedad al empresario Antonio Díaz quien lo restauró en 1988 y lo convirtió en un restaurante. En 1992 fue comprado por el grupo japonés Mido Development. Por último, en 2009, el edificio se convirtió en museo.

Y nos queda por recordar la Pontificia. Fue creada como Seminario de San Antonio de Padua de Comillas en 1890 erigido por el Papa León XIII, mediante el Breve “Sempiternam Dominici Gregis”. En sus inicios era un seminario católico para la formación de candidatos al sacerdocio, promovido a instancias del padre jesuita Tomás Gómez Carral y construido por su patrocinador, Antonio López y López, primer marqués de Comillas, y su hijo Claudio López Bru, segundo marqués de Comillas, que continuaría la labor de su padre. Su disciplina interna y calidad académica hicieron de él un lugar en el que confluyeron un importante número de vocaciones sacerdotales procedentes de todas las diócesis españolas, hispanoamericanas y de Filipinas. El 19 de marzo de 1904, el Papa San Pio X concede al Seminario Pontificio de Comillas, por medio del Decreto “Praeclaris honoris argumentas”, la facultad de conferir grados académicos en Filosofía, Teología y Derecho Canónico, convirtiéndolo en Universidad Pontificia. El aumento de su actividad hizo que paulatinamente se fueran agregando nuevos edificios a los ya existentes: Seminario Mayor (1882), Seminario Menor (1912), Colegio Máximo (1944) y el Colegio Hispanoamericano (1946).

El 24 de enero de 1969, El Papa Pablo VI autoriza y refrenda mediante carta al Gran Canciller el traslado a Madrid de la universidad y su apertura a la enseñanza de seglares.

El edificio entonces cae en el olvido y el abandono hasta que el Gobierno de Cantabria lo restaura y crea la Fundación Comillas, una organización privada sin ánimo de lucro, creada en 2005. Su objetivo principal es la puesta en marcha, desarrollo y gestión de un centro de excelencia dedicado a la promoción y enseñanza especializada de la lengua y la cultura hispánicas. La Universidad aún se encuentra en fases de rehabilitación.

Nos despedimos de Comillas recordando que es una localidad natal de numerosos obispos y arzobispos, y por ello a Comillas se la conoce como la “Villa de los Arzobispos”. Fue también cuna de otros hombres ilustres como Jesús Cancio, el poeta del mar.

Leave A Reply

info@estudiario.es Copyright ® 2019- Estudiario.es - Todos los derechos reservados.