fbpx

El trébol negro es importante (aunque no sé por qué, en la baraja hay un montón)

Una de las consecuencias de leer todo lo que cabe en tus manos es que es muy difícil aburrirse, siempre tienes algo que terminar y aun cuando no puedes leer tu imaginación dispone de un amplio surtido de historias que rememorar protagonizadas por personajes que con el tiempo se convierte en viejos amigos, por lo que nunca estas solo (de hecho tampoco estás en el mismo sitio que tu cuerpo pero las paradojas espaciales las dejamos para otro día) sin embargo, también tiene una parte negativa, a medida que vas leyendo es cada vez más difícil sorprenderte (aunque cuando lo hacen es una sensación maravillosa)
Y, sinceramente, ese es el problema del manga “Black Clover” de Yûki Tabata si has leído manga con anterioridad es imposible que te sorprenda, ni siquiera de forma accidental. Los personajes son simples y la historia es predecible, tanto a nivel de la trama profunda (un personaje que carece del don que tienen todos los demás y parece que está destinado al fracaso y, sin embargo, posee un don completamente único que le destina a ser el salvador del mundo, o equivalente) como al nivel de cada episodio, desde el momento en que aparece un personaje, un objeto, o se anuncia un acontecimiento sabes que es lo que va a ocurrir, como van a interactuar los protagonistas y como se va a resolver la situación.
En cierto sentido es la sublimación del manga shonen, el fruto de décadas de experiencia sobre lo que debe ser un manga, y las características que tienen que tener la trama o los personajes para ser un éxito, pero no va más allá y por eso resulta un manga carente de personalidad.
No obstante también tiene puntos fuertes, sin ir más lejos el dibujo es maravilloso, potente, dinámico, detallado, los personajes, sobre todo Asta, resultan divertidos (bueno, aunque Yuno no, pero es que él pertenece a ese tipo de personajes que basan su atractivo para todos los que le rodean en un innegable talento para la habilidad que es la base de su mundo y la incapacidad congénita para sonreír) y a pesar de que, como digo es predecible, también es cierto que logra hacerte reír en numerosas ocasiones.
En resumen, no es un manga para todos, si eres capaz de disertar sobre las influencias cruzadas entre los mangakas de los 80, te vas a aburrir como una ostra, si has hecho pocas incursiones en el género (o ninguna) probablemente lo disfrutes.

Leave A Reply

info@estudiario.es Copyright ® 2019- Estudiario.es - Todos los derechos reservados.