fbpx

Decidir el futuro de la música y parar la incertidumbre

¿Cuándo? ¿En qué momento? ¿Con qué condiciones? Son algunas de las preguntas que el sector de los espectáculos al aire libre se pregunta una y otra vez. Nadie sabe si habrá temporada de verbenas y mucho menos si la gente podrá ir al Arenal Sound en agosto o al Viña Rock en octubre.

La mediática gira de Extremoduro ha sido aplaza a octubre igual que otros festivales como el Viña Rock, el Iruña… ¿pero podrán celebrarlo en octubre? ¿podrán acudir todas las personas que tienen la entrada? En cambio, otros como el Primavera Sound o el Rock in Rio han sido suspendidos. La suspensión supone perdidas millonarias y dejar de contratar a centenares de personas, es una decisión difícil de tomar. También es cierto que para algunas ayudas del seguro es necesario tener el suspenso por una causa justificada, y ¿quién ha prohibido no hacer festivales masivos en agosto? Nadie ¿cuándo se prohibirá? (silencio).

Miles de watios de sonido y luces, trailers escenario, autobuses. El mundo de la orquesta ha evolucionado mucho en los últimos años y algunas grandes orquestas poco tienen que envidiar a los conciertos de los grandes artistas internacionales. Algunas como Panorama, Paris de Noia o La Formula tienen hasta acróbatas. Ni uno solo de los productores o trabajadores del mundo de la orquesta sabe cuándo podrá subirse al autobús para volver a girar por miles y miles de pueblos de España. Lo que es peor para las comisiones de fiestas ¿hacemos las fiestas y comenzamos la contratación de espectáculos? Nadie sabe responder a los jóvenes de los pueblos que emplean horas y horas de su día a día para sacar adelante las fiestas populares.

Unas restricciones estrictas –quizás sea lo necesario- harían inviable los festivales y verbenas. Por ejemplo, si deberán estar sentadas y a una distancia de 2 metros y tan solo el 50% del aforo es inviable la contratación de grandes orquestas como Panorama. No sale rentable para ninguna comisión.

Si hablamos de los festivales pasa lo mismo ¿puede el Viña Rock celebrarse con el público sentado a dos metros y solo con la mitad del aforo? La respuesta es clara. No. Es inviable por costes de producción e incluso porque la gente en un festival demanda movimiento y libertad, y ahora mismo ningún festival puede ofrecer eso.
Los grandes macofestivales podrán invertir en máquinas de desinfección o en centenares de termómetros para tener a los auxiliares de seguridad midiendo la temperatura uno a uno a todos los asistentes. ¿Pero y los festivales de pequeño formato o gratuitos? ¿Cómo invierten o controlan el acceso? Está claro que los festivales sin ánimo de lucro son una vez más los grandes olvidados.

Creo que todos entenderíamos la prohibición de hacer festivales en 2020 o incluso verbenas. Pero los trabajadores, artistas, productores y sobre todo organización necesitan saber ya “las reglas del juego” para lo que queda en 2020. Necesitan saber si podrán hacer su evento en el mes marcado y sobre todo en qué condiciones. Es innecesario la incertidumbre de si habrá fiestas, verbenas, conciertos o festivales y sobre todo en qué condiciones. Es vital marcar las pautas, las reglas por las que regirse, y cada día que pasa sin ellas será una piedra más sobre el sector.

Leave A Reply

info@estudiario.es Copyright ® 2019- Estudiario.es - Todos los derechos reservados.