fbpx

Abstención, triunfo de los bloques nacionalistas, varapalo para las mareas y mayoría absoluta de Feijóo

La de ayer fue una jornada inusual, con una elevadísima abstención (47%), lo que hizo tambalear a la izquierda de Podemos, elevando a la derecha en Galicia y al PNV en País Vasco.
Un claro triunfador anoche fue el BNG, con 19 escaños que colocan a Ana Pontón como líder de la oposición, que superaron con creces todo tipo de expectativas, desbancando a las mareas y al Partido Socialista, superando a Xosé Manuel Beiras cuando estaba al frente del partido en 1977.
La campaña en positivo, la fuerza de los discursos y el proyecto que llevaba Pontón, conquistó a muchos gallegos que habían apostado, tiempo atrás por las mareas, pero quizás, a estas últimas, las discusiones internas y los conflictos le han pasado factura. Muchos de los votantes de ayer, sin ser nacionalistas, se sintieron identificados con el discurso constructivo y realista que les brindó el Bloque Nacionalista Gallego.

Por otro lado, las elecciones vascas pasaron por ser las de menor participación de la historia, alzando al nacionalismo a ocupar el 70% de la representación de la cámara, y elevando a Bildu a obtener sus mejores resultados con 22 escaños, y al PNV con 31, que aún bajando en votos, sube 3 escaños, lo que le da a Urkullo la victoria para ser Lendakari con el apoyo de los socialistas vascos.
EL mayor fracaso se lo llevaron los populares, tocando suelo electoral con su coalición PP + C`S, que hicieron al partido de Casado perder 4 de sus 9 escaños, hundiendo a la derecha vasca, y sumiéndoles en una profunda reflexión interna, salpicando de manera directa a Génova.

Para Podemos no fue una noche fácil tampoco, perdiendo casi 90000 apoyos, con Miren Gorrotxategi, que se impuso por sorpresa en las primarias, frente al candidato oficial de la formación morada. Desde luego, toca reflexionar y hacer balance desde Madrid.

La formación de Santiago Abascal logra más de 17.500 votos en unas elecciones marcadas por la elevadísima abstención, siendo Amaia Fernández, la voz de la formación de Abascal durante los próximos cuatro años en la Cámara de Vitoria. Desde luego, una pequeña victoria para la ultraderecha.

Mi reflexión final, se la llevan los nacionalistas, elevándoles a máximos históricos, donde gran parte de su beneficio está en la abstención, que ha repercutido severamente en el bipartidismo y en las mareas, siendo estas últimas muy castigadas por sus problemas internos en ambas comunidades, haciéndoles, a partir de ahora, tomar decisiones decisivas para el futuro de Podemos en España, para regenerarse por dentro, sin fisuras y volver a ser quienes eran en sus inicios.
Feijóo, ha vencido, con su cuarta mayoría absoluta, a pesar de los casos de corrupción del Partido Popular, gobernando a sus anchas, y sin alternancia ideológica para los gallegos, pero eso sí, con una líder en la oposición que no cesará en su empeño de dar lo mejor de sí para su tierra.

Leave A Reply

info@estudiario.es Copyright ® 2019- Estudiario.es - Todos los derechos reservados.